Más del 40% de los hogares tienen ingresos por debajo de la línea de la pobreza

El Indec estimó que al cierre del tercer trimestre el promedio de recursos monetarios de una familia fue de $33.839, pero poco más de 4 de cada 10 no llegó a sumar los $22.558 que para entonces valuó la cesta total de alimentos y servicios en el Gran Buenos Aires

El Indec estimó que en los hogares con menores recursos se registra un perceptor de ingresos por cada más de 2 no ocupados en relación de dependencia

Los efectos de la recesión, juntamente con la creciente precariedad del trabajo total en el conjunto de la economía, y pérdida de poder adquisitivo del conjunto de la población en el período julio a septiembre, quedaron claramente reflejado en la actualización de la estadística del Indec de Distribución del Ingreso.

Los datos que surgen  de la última Encuesta Permanente de Hogares en 31 aglomerados del país que nuclean a 9,15 millones de familias y 27,84 millones de personas, arrojaron un ingreso medio de $33.839, con valores extremos de $6.760 para el 10% inferior y $93.360 para el decil superior.

De ahí surgió que poco más del 40% del total no llegó a reunir al cierre del tercer trimestre los recursos monetarios para poder acceder a la compra de la canasta básica total, de alimentos y servicios básicos, que determinan, en términos de ingreso el umbral de pobreza del país, y que según relevamientos privados ascendió a un rango del 30 por ciento.

La brecha de ingreso entre los promedios por habitante del hogar se redujo de 20 a 19 veces, mientras la mediana que quita el efecto de los niveles extremos se mantuvo en 16 veces

El Indec detectó además que en ese período los ingresos generados por el trabajo representaron el 74% mientras que el 26% restante se originaron en programas asistenciales de todo tipo, del sector público, como privado, como también el cobro de  jubilaciones y pensiones; fenómeno que se corresponde con un cuadro de alta precariedad laboral que surgió de la composición del empleo formal e informal.

Brechas de ingreso

Con respecto a las brechas de ingreso, el organismo registró una relación de 16 veces en el caso de la mediana que corrige los defectos de los niveles extremos; y de 19 veces si se considera el promedio simple de la EPH por habitante que fue de $11.031 mensuales en ese período. Se redujo la desigualdad en una vez en el promedio, pero quedó igual en la mediana respecto de un año antes.

Mientras que el salario promedio de los trabajadores en relación de dependencia que representa el ingreso de la ocupación principal del hogar fue de $17.538 por mes, de los cuales poco más de la mitad no alcanzó a superar, en promedio 14.500 pesos.

 El ingreso promedio de los jefes de hogar asalariado se estimó en $21.524 para los ocupados en blanco y $9.608 los que registraron aporte jubilatorio

Agrega el relevamiento del Indec que entre los jefes de hogar asalariados el ingreso promedio fue al cierre del tercer trimestre de $21.524 para los ocupados en blanco, con descuento jubilatorio; 65,2% del total y de apenas $9.608 para la media que se desempeñaba en negro, 32,8% de un universo de 8,6 millones de trabajadores. El 2% restante corresponde a “asalariados sin ingresos”, principalmente en la marginalidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *