Sospechan que mujer que habría asesinado a su esposo también mató a su hijo

La fiscal admitió que hay un “modus operandi” con mucha similitud entre el crimen del hombre ocurrido el sábado y el del chico de 12 años que se produjo en el año 2011 en Miramar. Dramático testimonio y escalofriantes detalles.

La investigación del crimen de Carlos Bustamante, padre de Gastón, el niño de 12 años ultimado en 2011 en Miramar, podría brindar respuestas en torno al más antiguo de los casos.

Así lo dejó entrever la fiscal María Florencia Salas, que investiga el último de los casos, en el que se encuentra detenida la esposa de Carlos Bustamante y madre de Gastón, Verónica González.

“Nadie deja de hacerse preguntas, pero también es muy prematuro porque estamos a 48 horas de iniciado este caso. Lo que sí, terminará haciéndonos muchas más preguntas en relación a la muerte de Gastón que podrán tener respuestas a partir de esta causa”, admitió la fiscal en declaraciones al canal TN.

El padre de Gastón Bustamante murió este sábado a causa de las terribles heridas recibidas al ser atacado mientras dormía, al parecer con un objeto contundente.

Carlos Bustamante, de 62 años, fue hallado con síntomas de haber sufrido una brutal golpiza, aparentemente mientras dormía en su casa de 27, entre 46 y 48, el mismo en el que el niño fue asesinado siete años atrás.

Por el asesinato de Carlos Bustamante, fue detenida su esposa, quien habría incurrido en contradicciones al momento de narrar los hechos.

La fiscal Salas imputó a la detenida por “homicidio agravado por el vínculo” y tiene previsto indagarla mañana.

Salas dijo este lunes que en principio hay un “modus operandi” con mucha similitud entre el crimen del hombre y el del chico, y esa semejanza despierta sospechas en la justicia.

Gastón Bustamante fue encontrado golpeado, estrangulado y asfixiado brutalmente en su casa el 12 de noviembre de 2011.

Por el crimen fue acusado el novio de la hermana de la víctima, Julián Ramón, entonces de 31 años, aunque después de muchas idas y vueltas, quedó libre.

Las sospechas apuntaban a que el niño sorprendió al hombre cuando había ingresado a robar a la casa, aunque también los investigadores se habían interesado ya por entonces en la situación de la madre de la víctima, que ahora vuelve a aparecer como sospechosa, lo que podría llevar a la reapertura de aquella causa aún impune pero no prescripta.

Dramático relato 
“Que cuente la verdad. Si fue ella, que diga la verdad, y que pague, que Dios me perdone pero que le den perpetua, hago mal en decir esto porque es mi hermana y la quiero un montón, pero hoy fue mi cuñado y mañana puedo ser yo, y también pudo haber sido mi sobrino”. Susana González es la hermana de Verónica (50) y la última persona que pudo cruzar palabras con Carlos Bustamante (66) mientras agonizaba en el living de su casa, en Miramar.

“Me dijo dos veces mi nombre, ‘Su’, ‘Su’. Le pedí que me contara lo que había pasado, pero respiraba como para adentro, no tenía voz para explicar, a lo mejor él me quiso decir algo, pobre, y no pude ayudarlo”, relató Susana sobre lo sucedido el sábado en la casa familiar de los Bustamante, que en 2011 perdieron a su hijo Gastón (12), en un crimen que todavía está impune pero que para su punto de vista ahora Verónica pudo haber tenido algo que ver.

La mujer, en contacto con TN, ofreció un testimonio dramático. “No quería tocarlo, en ese momento me dio mucha pena, impresión, ver cómo estaba”, dijo sobre Carlos, a quien aparentemente golpearon primero en su habitación, mientras dormía, y luego en el living-comedor. Y estimó que quizás su hermana sufrió algún “brote psicótico” porque estaba medicada a partir de la muerte de Gastón.

Según Télam, Bustamante presentaba dos tipos de sangrado, uno “seco” y otro más reciente, a lo que se suma que ingresó al hospital con hipotermia, lo cual es indicativo de que entre un ataque y otro habrían pasado varias horas.

Su esposa quedó detenida y será indagada este martes por la fiscal a cargo de la investigación, Florencia Salas, quien la imputa por “homicidio agravado por el vínculo”, un delito penado con prisión perpetua.

Hasta ahora, los resultados preliminares indican que Bustamante fue golpeado “con un elemento romo, contuso, cortante, el cual aún no fue hallado”, expresó Salas.

Según la hermana de la detenida, la noche previa al asesinato estuvieron juntas viendo tele. A las 23.30, Carlos se fue a dormir a su cuarto. Susana terminó de ver la novela con Verónica y se dirigió a la casa del fondo, adonde vive. Ambas quedaron en que al día siguiente, cuando ella se levantara para ir a trabajar, le golpearía la persiana para despertarla. Así pasó.

“Volví de trabajar a la una y media de la tarde, y me encuentro con ella que había llegado recién con una caja de (la marca de cosméticos) Tsu (que su hermana vendía). Abrió la puerta y la volvió a cerrar, me comentó que vio los pies de Carlos en el suelo. Le dije para abrir, y en ese momento me dijo que no. Entonces agarré, abrí la puerta, prendí la luz porque estaba todo cerrado, y me encontré con Carlos todo golpeado, sangrado”, comentó Susana.

“Atiné a hablar con él, pero balbuceaba. Le dije a mi hermana que llamara a la Policía, a una ambulancia, a los bomberos, pero estaba como inmóvil, asustada, nerviosa. No lo toqué ni nada, pero me agaché, cosa de poder escuchar si decía algo, pronunció mi nombre dos veces”, expresó la hermana de Verónica.

Asimismo, la mujer señaló que Bustamante “estaba cruzado de brazos, con toda la cara llena de sangre, moreteado, y tenía la misma ropa con la que se había acostado la noche anterior”.

“Me da mucha pena, yo la quiero un montón a mi hermana, pero si fue ella la asesina, que pague con la cárcel y que le den perpetua”, sostuvo. Además, reveló que en estos años “en ningún momento” sospechó que pueda ser la responsable del crimen de Gastón, por el que fue acusado el novio de su hermana Rocío, Julián Ramón, quien fue sobreseído en distintas instancias y ahora su futuro depende de la Corte Suprema de Justicia.

“Mi hermana me mintió muchas veces, pero yo me hice la tonta, ella tiene mucha habilidad para mentir”, manifestó Susana, quien admitió que “ella se desvivía por su hijo”, pero “siempre se hizo la víctima, y así convencía a la gente”.

“Al que se le llenaban los ojos de lágrimas era a Carlos. A él le nombraban a Gastón y se ponía muy mal. Le creía lo que decía ella. Ahora que pasó esto ya no le creo más”, puntualizó.

“Con lo que pasó ahora, uno ata cabos. Pienso que ella planeó todo. Cuando fue la muerte de Gastón también anduvo por todos lados mostrándose” como para ahuyentar cualquier eventual sospecha, añadió Susana sobre Verónica, actualmente detenida en el destacamento femenino de Batán.

Por su parte, la fiscal Salas comentó que “el testimonio que brindó González ante la Policía, cuando se descubrió el hecho, no concuerda con las pericias que se realizaron en el lugar”.

“Tenemos muchos indicios, muchas pautas que nos indican como única sospechosa de la muerte de Bustamante”, concluyó.

Carlos fue asesinado a golpes el sábado pasado en su casa situada en la calle 27, entre 46 y 48, de Miramar, la misma en la que hace casi ocho años fue asesinado su hijo.Fuente: NA/Clarín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.