A diez años de su muerte Raúl Alfonsín: líder en una época nueva y tormentosa

El primer presidente de la restauración democrática fue el garante del sistema naciente y se tuvo que ir arrastrado por la debacle económica. Mirá la galería con fotos emblemáticas.

La vigencia en el recuerdo de la figura de Raúl Alfonsín, a diez años de su muerte, incluso la vigencia de su atormentada presidencia, es casi un milagro en la política argentina, acostumbrada a devorar figuras, reputaciones, proyectos, ideas e intenciones. La imagen del ex presidente es evocada hoy por los méritos que durante su gestión no se reconocieron, mientras que, al mismo tiempo, quedan casi fuera de los recordatorios los yerros que condenaron su gobierno.

Es cierto que las catástrofes son más memorables y que Alfonsín debió renunciar en medio de una debacle económica impresionante, de una hiperinflación galopante, nada nuevo bajo el sol, y de los primeros saqueos que convulsionaron para siempre la vida social de la Argentina.

Las fotos emblemáticas de Raúl Alfonsín, "el padre de la democracia"

También es cierto que el entonces presidente no había llegado al gobierno como un salvador de la economía, ni siquiera para crear seis años de bonanza económica inmediata, sino como garante de una democracia en pañales y a los tumbos, acechada por los resabios todavía activos de la dictadura militar, constreñida por los afanes del peronismo de hacer borrón y cuenta nueva con el terrorismo de Estado, cercada por una colosal deuda externa (ocho mil millones de dólares cuando el golpe militar de marzo de 1976 y cuarenta mil millones al final de la dictadura), acorralada por el movimiento sindical, en algunos casos aliado a figuras de la dictadura, y en una Argentina aislada en lo internacional después de la guerra de Malvinas.

Lo que hoy se evoca de Alfonsín, y se evoca como irrepetible, es la calidad democrática de su gestión, sus esfuerzos por mantener los principios y los valores de la democracia que defendió a capa y espada, en algunos casos con un espíritu romántico e ingenuo, y que basó en la tolerancia mutua, en el diálogo con los partidos rivales a quienes tomó siempre como adversarios legítimos y no como enemigos, y a su obsesión por la moderación a la hora de hacer valer sus prerrogativas institucionales.

Es imposible imaginar a Alfonsín en la Argentina de hoy. Por dar sólo un ejemplo, aquel Congreso que desde 1983 protagonizó debates memorables (no siempre el fracaso lo es) como el de la deuda externa, o el que precedió a la sanción de la Ley de Divorcio, está muy lejos de los legisladores “levantamanos” que obedecieron en los últimos años a los caprichos de un Ejecutivo inclinado a la autocracia, algo impensable en los años de Alfonsín que siempre centró en el diálogo su voluntad de gobierno y no en la generación de antagonismos, como mandan los “manuales” del llamado “Socialismo del Siglo XXI” como una receta para “hacer crujir a las democracias liberales”.

Raúl Alfonsín, el 30 de octubre de 1983. Dani Yako

Raúl Alfonsín, el 30 de octubre de 1983. Dani Yako

Si la calidad de la democracia en la Argentina descendió, no hay que adjudicarla esta vez a golpes militares, a tanques en las calles, a estatutos revolucionarios por encima de la Constitución o a la inactividad de los partidos políticos, sino a la acción, o la omisión, de una política que tomó a los adversarios como enemigos, intimidó a la prensa libre, debilitó las defensas institucionales de la democracia, incluidos los tribunales de Justicia, los servicios de inteligencia y las oficinas de ética y convirtieron a los partidos políticos en laboratorios de autoritarismo.

Raúl Alfonsín, un demócrata contra el reino del terror

Raúl Alfonsín, un demócrata contra el reino del terror

También es imposible imaginar a Alfonsín en la Argentina de hoy por el deterioro social de los últimos treinta años que es el lapso que siguió a la renuncia de Alfonsín: se vendieron las empresas públicas, creció la corrupción pública, y también la privada, la brecha entre ricos y pobres se hizo mucho mayor, cayó el nivel de la educación y de la sanidad, se hicieron frágiles los servicios de transporte, colectivos y trenes, se hicieron frágiles también las noches, explotó la delincuencia y se debilitó la aplicación de las leyes.

Los intentos de golpes de Estado a cargo de militares entre 1987 y 1989, que debilitaron al gobierno de Alfonsín, mutaron en alianzas y traiciones con esos grupos durante el menemismo y, durante el kirchnerismo, con un intento de incluir al Ejército, mediante el espionaje interno, en la institucionalización de un partido político y de un proyecto de gobierno.

Todo impensado en los años de Alfonsín que hoy parece gozar de mayor prestigio que quienes gobernaron el doble que él.

FUENTE; Clarin

Raúl Alfonsín, el 30 de octubre de 1983. Dani Yako

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.