Puerto Deseado: La víctima agradeció el apoyo recibido al salir del hospital

Una vecina lo interrumpió para pedirle perdón en nombre del pueblo. Y el esposo de la mujer le respondió: «No hay perdón. No le echamos la culpa al pueblo». Volverán a Salta para darle el último adiós a su hijo de cuatro años asesinado.

Con pocas fuerzas, la vida partida en dos, en silla de ruedas y con un gesto que la enaltece, María Mercedes Subelza, la mujer que fue violada en Puerto Deseado, Santa Cruz, salió a la puerta del hospital donde estuvo internada para agradecerle a la gente el apoyo que recibió ante el horror sufrido.

Finalmente abandonará la provincia y viajará a Salta junto al cuerpo de Santino, su hijo de cuatro años que fue asesinado mientras ella era abusada. En la noche del lunes, hubo una nueva marcha de silencio para pedir justicia por el aberrante crimen.

Cansada y con una vela en sus manos, María estuvo cara a cara con los vecinos que le brindaron su apoyo y cariño. Quien tomó la palabra fue su esposo, que visiblemente conmovido agradeció a la gente.

«Buenas noches a todos, muchísimas gracias por venir. Estamos muy agradecidos en nombre de la familia a todos ustedes. Siempre apoyándonos desde el momento en que llegamos. Estamos muy agradecidos. No tengo más palabras, solamente gracias y pedir que se haga justicia», dijo el hombre en medio de una multitud que se congregó frente al hospital.

Y siguió: «Algún día los recompensaremos con lo que sea. Haremos lo mismo que ustedes hacen. Si alguno de ustedes puede llegar a nuestro pueblo, lo mismo vamos a hacer. Estamos muy agradecidos por todo. Si cualquier familia de las que está acá, algún día llega a estar allá, nosotros haremos tal cual lo mismo. Esto es un paso a seguir. No se termina acá».

Una vecina lo interrumpió para pedirle perdón en nombre del pueblo. Y el hombre le respondió: «No hay perdón. No se culpen por uno o por dos. No se culpe el pueblo. No le echamos la culpa al pueblo».

El caso

El 20 de febrero, María estaba paseando con su hijo de cuatro años a las cuatro de la tarde en la playa de Puerto Deseado cuando fue atacada por dos hombres. Ella fue violada. Al nene lo golpearon y murió.

Ella se hizo la muerta para que los atacantes escaparan. Estuvo varios días internada porque además de ser violada, fue golpeada en la cabeza y le arrojaron piedras.

El ataque fue en la playa conocida como «Cueva de los Leones», un lugar muy transitado. La Policía de Santa Cruz detuvo a dos hombres, que cuando se fugaron uno de ellos dijo: «No quiero volver a la cárcel».

En las últimas horas, el principal sospechoso por la violación de María Mercedes Subelza y el asesinato de su hijo de cuatro años se negó a declarar, según informaron fuentes cercanas a la investigación. El hombre, de 24 años, padece esquizofrenia y aseguró que no recuerda nada de lo ocurrido. El juez de la causa, Oldemar Villa, ordenó realizar una junta psiquiátrica para que los especialistas determinen si puede ser juzgado o es inimputable.

El joven, identificado como Omar Alvarado, está detenido en una dependencia policial de Caleta Olivia desde el sábado por la noche, luego de haber sido identificado por la víctima en una rueda de reconocimiento.

El otro agresor, un adolescente de 16 años confesó haber participado en la violación de la turista y el crimen de su hijo. Además, aportó datos que permitieron encontrar el teléfono celular que le habían robado a la víctima, tras lo cual quedó imputado en el hecho y fue trasladado a un centro de contención de menores de la ciudad de Río Gallegos.

el once

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.